martes, 12 de enero de 2016

HAY QUE ACTUAR (Página nº 3433)

Daimiel tiene un problema con las mierdas. Fijamos la atención en la de los canes pero despreciamos la importancia de esos otros excrementos como son los de las palomas. No hay nada más que pasar por el entorno de Santa María para ver el rastro que dejan las palomas y aún es peor imaginar cómo estarán los balcones y terrazas de esos pisos cerrados donde las aves se han hecho fuertes y donde los excrementos deben contarse por kilos.

No es que esté contra las palomas, pero sí estoy a favor de su control poblacional y por tratar de que la convivencia con estos animales implique que los daños colaterales se minimicen, teniendo en cuenta que esa coexistencia no está exenta de problemas y que sus residuos tampoco son inocuos para la salud.

Ya en muchas localidades, conscientes del problema, se trabaja con sistemas y métodos testados como efectivos para menguar la cría y reducir la población progresivamente o, incluso, se llevan a cabo procesos experimentales que tratan de salvaguardar la vida de las aves ya existentes pero evitando y condicionando su proliferación de modo que poco a poco se reduce el problema.

Ya no es solo un problema de imagen, lo es de higiene y salubridad, que guste o no las palomas están catalogadas en algunos lugares como plagas urbanas potenciales que deben ser controladas en su densidad y me consta que hay bastante malestar en algunos vecinos de esa zona concreta.

Guste o no es un problema en el que el Ayuntamiento juega un papel importante. Aquí a los ciudadanos hay que pedirles sensatez, que no las alimenten, pero actuar casi escapa a sus posibilidades salvo que llenemos todo de púas mallas o rejas, sistemas electrónicos de ahuyentamiento, etc... que son actuaciones individuales que resuelven el problema personal o lo derivan hacia otros y lo que se necesita en una actuación global y coordinada.

Habrá quien piense que se trata de un problema menor, que hay otras prioridades, pero estoy seguro de que para los vecinos del entorno de Santa María sí es importante y hay que actuar.



5 comentarios:

  1. Pues los vecinos del entorno de Santa Maria se estan organizando para recoger firmas porque es una verdadera suciedad y problema para la salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será la única forma de que les hagan caso

      Eliminar
  2. ¡Totalmente de acuerdo contigo! no hay que dar de comer a las palomas

    ResponderEliminar
  3. Los vecinos del entorno de San Pedro ya escribimos en su día denunciando el tema. ¿ Alguien nos ha hecho caso? Pues no!
    Pues algunos vecinos además de los excrementos tienen hectoparásitos por sus terrazas, ventanas, balcones amén de nidos por ciertos lugares.


    http://rpp.pe/vida-y-estilo/salud/palomas-pueden-causar-mas-de-40-enfermedades-noticia-660640

    ResponderEliminar
  4. También es preocupante la calle Ancha, paraíso céntrico para muchos vecinos del centro que allí sacan a "pasear" sus mascotas sólo para soltar excrementos...... Como hay árboles pueden hacerlo en la tierra que hay entorno al tronco. Por favor, que se controle esta anomalía todos con bolsas en la mano que sólo utilizan si el perrito caga cuando pasa alguien, en caso contrario ahí se queda.....

    ResponderEliminar