sábado, 31 de enero de 2015

NOS ESTÁN ARROJANDO EN BRAZOS DE PODEMOS (Página nº 2929)

Los grandes partidos no reaccionan o lo hacen mal, y con cada decisión nos arrojan un poco más en brazos de Podemos. En vez de introducir verdaderos cambios se han conformado con tratar de apartarlos de los medios, posibilitar entrevistas agresivas donde suelen ser dulces para el resto, agitar pequeños escándalos de errejones y monederos que solo contrastan enormemente con los propios, demonizarlos como la bicha rupestre que nos hundirán en la mayor de las miserias. Y el resultado es que enfrentándolos a un sistema que cada vez más gente critica los refuerzan en votos y apoyo popular.

No han aprendido nada. Los grandes partidos siguen creyendo que son la única solución y, ciegos, redundan en los mismos errores. Han legislado mínimamente para la transparencia, siguen acaparando las administraciones con sus asesores y enchufes, marcan distancia con la ciudadanía, se obcecan en colocar a los suyos para tener la justicia de su mano, impiden la independencia de los órganos de control y por tanto su acción justa, se niegan a modificar la ley electoral para ofrecer listas abiertas y conseguir que los políticos de verdad se deban a su electorado y no a la maquinaria de los partidos, amparan al poder económico pero orillan los problemas reales de las personas, se niegan a legislar para que la participación ciudadana tenga pero en muchas decisiones, amparan la corrupción cuando sus leyes parecen cogérsela con papel de fumar en lo tocante a los delitos más usuales entre los políticos, controlan los medios de comunicación privados  con contraprestaciones legislativas y subvenciones discrecionales o manipulan directamente los públicos a su favor.

No se dan cuenta de que la gente lee, piensa, observa, escucha y sobre todo se harta. Con cambios jamás hubiera existido Podemos, que no ha sido otra cosa sino quien ha sabido amalgamar el descontento pero que hasta hace nada ni preocupaba a los grandes partidos que se repartían el cotarro. Y cuando han asomado las orejillas han seguido siendo tan insensatos de no cambiar nada, de pertrecharse en que ellos son la solución, la única posibilidad de este país, y hacer creer que los movimientos sociales eran cosa de pelanas, antisistemas y gentes sin escrúpulos.

A cada metedura de pata el voto de Podemos crece, sin saber qué es lo que representa de verdad. Hoy mismo Simple Lógica, partner del Instituto Gallup, publicaba una gráfica de intención de voto muy favorable a Podemos donde el PP pierde 20 puntos y el PSOE 10 puntos, sin que nadie con una mínima lógica vea en el crecimiento de Podemos otra cosa que un rechazo a lo que hay para poder explicar que en menos de un año se pueda pasar de la nada a poder ganar unas elecciones:



Quedan meses pero los grandes partidos, que seguirán sin aprender nada, esperarán a que todo sea un mal sueño sin hacer nada y cuando no sea así podemos encontrarnos con un Podemos ganador. Y a mí un Podemos ganador no me preocuparía tanto pero un Podemos con opción de mayoría absoluta me hace preocuparme enormemente, la verdad, y todo porque estos dos grandes partidos inútiles han decidido, con sus políticas, arrojarnos a los brazos de algo que no se sabe qué coño es pero que a muchos ciudadanos comienza a parecerles algo mejor de lo que hay ahora.


*

viernes, 30 de enero de 2015

Y EL PRÓXIMO ALCALDE NO VA A SER LEOPOLDO (Página nº 2928)


Quedan menos de cuatro meses y voy a arriesgarme: Leopoldo, o lo que es lo mismo, el PP, ganará las Elecciones Municipales en Daimiel pero, intuyo, con unos resultados que no le van a permitir reeditar la alcaldía y salvo que varíen mucho las condiciones previas y apareciera un partido como Ciudadanos o una agrupación de ciudadanos con perfil de centro-derecha solo la mayoría absoluta garantizaría su continuidad al mando del gobierno local y eso me parece que no va a suceder.

Este es solo una opinión particular que ni está basada en estudios prospectivos, encuestas de población sistemáticas ni método científico pero se fundamenta en el conocimiento de la idiosincrasia local, en el parecer de personas que he escuchado en estos años y en los datos de otros resultados en la localidad.

En las anteriores elecciones, aún con el Diario Improbable, lancé un pronóstico meses antes que en lo esencial acertó pues daba por ganador al PP, aunque no con los 10 concejales que obtuvo, la derrota del PSOE, aunque no con ese estrépito, y la subida de IU.

En esa línea, y partiendo de la base de que solo estos partidos concurrieran, entiendo que el PP alcanzará un máximo de 8 concejales y que PSOE e IU subirán su representación en 1 concejal. El 9 para los populares va a estar muy complicado y pienso que no terminarán de alcanzarlo.

No tomen esto como otra cosa que un juego predictivo, la puesta en cifras no de un deseo sino de una previsión razonable y razonada, y que puede variar con la irrupción de otras alternativas y la confección final de las listas. Pero ya lo he dicho, me arriesgo cuatro meses antes a lanzar esta porra en la que cualquiera puede participar con sus comentarios. Recuerde la mía un 30 de enero: PP 8-PSOE 6-IU 3

El 24 de mayo la solución. Pero antes...¡hagan juego!

jueves, 29 de enero de 2015

ADMISIÓN DE ALUMNOS, ANTES Y DESPUÉS (Página nº 2927)

Como ya se ha anunciado el próximo lunes, 2 de febrero, y hasta el 2 de marzo incluido, comienza el plazo para el proceso de admisión de nuevos alumnos de cara al curso 2015-2016. Es el momento, pues, de elegir el colegio para los niños y niñas que comienzan su escolaridad pero también para aquellos cambios de centro que las familias consideraran oportuno y por los motivos que pudieran conducirlos a esa decisión. Y también, claro, para los chicos y chicas que previsiblemente acabarán Sexto y deben elegir el centro de Secundaria en el que proseguirán sus estudios.

Pero dado que para los primeros habrá una reunión informativa el próximo miércoles, 4 de febrero, en la Casa de la Cultura, a las 11 de la mañana, y que convoca a todas las familias, y que los centros escolares también van a realizar una reunión informativa con las familias de los alumnos que pasarán a estudiar la E.S.O. a partir de septiembre, no quiero yo dedicar la entrada a dar más información del proceso. En cualquier caso con las cartas informativas enviadas, el acceso a la información den la página de la Junta y la posibilidad de cualquier interesado de acercarse a las Secretarías de colegios e institutos para recabar más datos y resolver sus dudas creo que, de momento, vale.

¿Y entonces? La verdad es que, ante el inminente inicio de este largo proceso, me he dado cuenta de cómo ha ido cambiando el procedimiento con los años y me ha dado por recordar el mío:

1968. Mi padre me coge de la mano y me lleva a una zona desconocida del pueblo para mí. Las "casas baratas", y frente al descampado que se abría al frente dos bloques aislados, gemelos, de dos plantas. Yo ya sabía que íbamos a visitar el colegio al que luego tendría que ir porque entonces el sistema, cómo ha cambiado el cuento, consistía en ir a hablar con el profesor, ver si había "hueco", supongo que rellenar lo que sería una matrícula, y salir de allí con el visto bueno o la negativa. No había más proceso. Con el sí al día siguiente acudías allí, con la cartera, y comenzaba tu vida escolar y de ese modo don Fernando se convirtió en mi primer maestro.

Por cierto, si habrán cambiado las cosas que a aquella escuela, la Motilla, hoy desaparecida, me acompañaron aquel día de la visita y al día siguiente y desde entonces ya me tocó hacer el camino de ida y vuelta por mi cuenta, aunque con un par de vecinos. Una escuela que aquel primer año no tenía cerramiento, donde combatíamos el frío invierno con una estufa de butano, y el que había compañeros repetidores con hasta cuatro años más que yo, y en el que pasé tres de años inolvidables con don Fernando, don Francisco y don Inocencio y todos los chavales que ya forman parte de aquella etapa de mi vida.

Eran otros tiempos, claro, más sencillos normativamente, menos garantistas también. Cuando pedir una plaza era eso, pedirla y al día siguiente ocupar una silla y un pupitre en aquella clase.

*

miércoles, 28 de enero de 2015

LA FOTO (Página nº 2926)


Bueno, aquí dejo la foto de la polémica por lo que se dice en algunos comentarios. Desconozco lo sucedido y es cierto que en la imagen no aparece ningún concejal daimieleño ni el alcalde tampoco.

Yo me limito a dejar el testimonio gráfico y no ahondar en lo sucedido porque no sé si es que no salen en la foto o no estaban, y aunque lo segundo sería una oportunidad perdida prefiero pensar que por encima de protagonismos lo bueno es aprovechar la circunstancia de que el Rey se haya detenido siquiera un momento para interesarse por la Motilla del Azuer y en lo posible rentabilizar turísticamente la anécdota.

*

"DE DAIMIEL, SOMOS DE DAIMIEL"... TODOS LOS QUE SE SIENTAN DAIMIELEÑOS (Página nº 2925)

¿Qué clase de complejo de inferioridad puede llevar a alguien a establecer la necesidad de una credencial para que otro pueda sentirse de un sitio? No lo entiendo ni lo entenderé.

Bien está que sintamos orgullo del lugar donde hemos nacido, aunque bien esté recordar que no hemos tomado la decisión y que nos lo hemos encontrado hecho, pero que pretendamos que eso se convierta en una especie de privilegio que celamos en no compartir con otros cuyo azar o circunstancias llevaron a otros lugares aunque luego encontraran su sitio aquí me parece absurdo, rudimentario, pueril.

La gente debe ser de donde se sienta. Hay personas cuyo único vínculo con Daimiel es haber nacido aquí y, acaso, haber vivido algunos meses o años porque la vida los llevó a otros destinos, allí han vivido la mayor parte de sus vidas, allí tuvieron a sus hijos y posiblemente sus nietos se desvincularán por completo cuando la lejanía solo convierta en anécdota el dato del nacimiento de sus abuelos. Evidentemente si ellos, los nacidos aquí pero emigrados desde temprana edad, se sienten de Daimiel o del lugar donde han desarrollado sus vidas no hay nada que objetar. Conozco a gente en ambas circunstancias, gente que quiere a Daimiel aunque apenas les atan ya unos poquísimos familiares, y otros que contemplan su origen daimieleño como una eventualidad porque sus familias, amigos, compañeros de trabajo, sus labores y ocios, están fuertemente arraigadas al lugar donde viven desde hace tiempo.

¿Acaso es. en ese afán de dar "carnets", más daimieleño el que nació y se marchó al tercer día y no ha vuelto que aquel que vino de días a nuestra ciudad y ha desarrollado toda su trayectoria vital vinculada a Daimiel? Pues no, la vida se teje de relaciones, vivencias, emociones, que nos vinculan a las personas y los lugares fuertemente, y conozco a muchas personas que sin haber nacido en Daimiel establecen unos vínculos esenciales que no tienen, en algún caso, con su lugar de nacimiento, personas que también, muchas veces, han aportado a nuestra localidad toda su valía y buen hacer y han trabajado por un Daimiel mejor, y resulta hiriente, amén de estúpido, que alguien quiera erigirse en dador de daimieleñismo y les niegue lo que no está en sus manos, que es el amor y apego a esta ciudad.

Cierto es que gusta mucho esto de sublimar la patria chica, dotarla de una categoría de privilegio que nos haga parecer mejores que el resto, y también que saquemos a colación que alguien es forastero para sentirnos más que ellos en vez de pelear por ser un pueblo acogedor, afable, integrador y hospitalario y olvidarnos de mirar el puñetero carnet para señalar que alguien tiene otro origen, como si eso fuera una "minusvalía  social".

Yo tengo un primo que nació en Brasil, donde sus padres estuvieron unos pocos años probando fortuna para regresar pronto. Sus hermanos nacieron en Daimiel, también sus padres. Él vive aquí pero sus hermanos no. ¿Pretenden hacernos creer que es menos daimieleño que sus hermanos por una mera circunstancia coyuntural de tipo geográfico?

Desde este blog, sí que os digo que para mí ser de Daimiel no lo va a decir ninguna partida de nacimiento sino el sentimiento que cada persona tenga hacia esta ciudad. Que no me vengan con complejos ni bobadas, que no me quieran colar su ombliguismo pueril y que no ofendan a quienes han hecho de Daimiel su lugar y se vuelcan cada día por mejorar el lugar y a las personas que les rodean.

martes, 27 de enero de 2015

CONTINUIDAD O CAMBIO (Página nº 2924)

Si se confirma que Leopoldo Sierra encabezará de nuevo la lista del PP y José David Gómez-Cambronero seguirá siendo la piedra angular, como todo parece que apunta, y casi dando por hecho que Gregorio y Torija seguirán siendo de la partida, es evidente que hay un proyecto absolutamente continuista sobre la política que se ha venido haciendo en estos cuatro años que es, básicamente, mantener el grueso de los servicios públicos, reducir deuda y esperar que amaine.

El continuismo, por sí mismo, no es ni bueno ni malo y resulta hasta coherente  si se considera que lo realizado hasta la fecha es lo que debe hacerse. El éxito o fracaso dependerá del concepto que los ciudadanos tengan sobre la gestión hecha, porque ahora el factor desgaste no juega a su favor ni tampoco el factor Cristina Maestre, que me parece que sí terminó por ser un espaldarazo a la propuesta popular que se presentó con un escaso bagaje de propuestas y proyecto y sobre todo puso el énfasis en la enorme deuda que tenía la ciudad en aquel momento.

Para entonces Maestre representaba el continuismo y eso le perjudicó, además de un programa electoral que no estaba hecho con los pies en el suelo y propendía a país de las maravillas y su propia personalidad, capaz de adhesiones inquebrantables y odios viscerales. Un continuismo que ni tan siquiera pudo rentabilizar todo lo realizado por el PSOE daimieleño a lo largo de 20 años.

Ahora el PSOE es el cambio. Como lo es el resto de formaciones que puedan optar a conseguir representación. El cambio en cuanto a alternativa, claro, porque si mientras en los socialistas se esperan cambios de caras y hasta de ideas en IU las listas de las últimas convocatorias electorales a nivel municipal han ofrecido pocas variaciones y el proyecto también supondrá continuismo, salvo que nos sorprendan con nuevos integrantes en los puestos cabeceros.

Eso sí, no parece que los programas electorales vayan a ofrecer grandes proyectos en infraestructuras, a falta de financiación, y lo importante serán ese otro tipo de propuestas que requieren menos dinero pero que van encaminados a hacer más con menos y  seducir con propuestas que ahonden en participación y respuesta a los problemas de los daimieleños. Es decir, un debate de ideas y de pequeños proyectos atrayentes para decantar el voto de los dubitativos o de los excépticos, que serán los que al final decidan la distribución última del número de concejales que obtenga cada partido.

Continuidad o cambio, entonces, será la verdadera alternativa por la que se vote en Daimiel.

*