miércoles, 2 de septiembre de 2015

UN SELFIE CON...(Página nº 3261)

Aunque antes de irme de vacaciones ya tenía el texto de esta nueva sección de la revista Las Tablas de Daimiel que aborda mi gran amigo Jesús Sánchez-Mantero, lo cierto es que no quería adelantarme a la publicación y por eso, hasta ahora, he preferido esperar para hacerme eco. Y es que quiso él inaugurar esta sección titulada "Un selfie con..." acordándose de mí y yo solo puedo agradecer desde aquí, públicamente, porque en privado ya lo hice, que tuviera ese detalle.

Y como se dice en ella la foto en el Parterre nos recuerda que hace 45 años que somos amigos, cuando coincidimos en la misma clase de aquella escuela Piña. Y desde entonces no hemos dejado que nada interrumpa esa gran amistad.



Ahora que un nuevo número de la revista traerá a otro personaje a la sección, y para quien no haya podido leer la entrevista, pues aquí os dejo, además de la foto, el propio texto:

          "Inauguro con Tótem, el administrador del blog personal “Daimiel Diario”, una nueva sección que he titulado “Selfie con ...” donde todos los meses intentaré traer a personas daimieleñas con perfiles variados y de manera desenfadada  quiero abordar con ellos una especie de entrevista, visión  personal, aporte de documentación, denuncia ... 

          Quizás he conseguido que muchos lectores por primera vez le pongan cara a Javier. Constante, tenaz, punzante, quisquilloso y sin pelos en la lengua, diariamente  aborda asuntos que acontecen sobre todo en Daimiel y los sube a la red a través de su blog personal para aquellos que quieran puedan opinar, debatir, apoyar, oponerse o simplemente darse por enterados. Mas de doscientos ochenta temas: devenir daimieleño, contenidos de carácter nacional e internacional, actividades, denuncia, cultura, política, ecología, curiosidades, cuestiones personales o glosas copleras están entre los asuntos que centran sus manifestaciones a la espera de toda clase de comentarios a favor o en contra. Seguramente los asuntos de política  sean los que producen mas controversia y los responsables de tener seguidores fieles y detractores acérrimos, enervando a algunos mientras terceros le aplauden. Odiado o respetado es acusado de querer llevar siempre razón mientras otros elogian su obstinado empaque guerrero. Lo innegable es la magnifica capacidad de expresión escrita en sus razonamientos, la soltura literaria (tema que domina desde hace muchos años) de sus discusiones, la argumentada exposición del tema tratado, la utilización del vocabulario exacto, acertado, correcto y muchas veces inusitado (consecuencia del gran lector que lleva dentro) pero sobre todo, y esta en su derecho, trata los temas que le vienen en gana, que le apetecen, que se le ocurren por que para eso el blog es suyo.

           Antes de hacernos el selfie le había enviado a Tótem por correo electrónico unas puntos para centrar nuestro encuentro. Entre sus respuestas me da a conocer que en el año 2007 comenzó su blog personal entonces con la denominación de “Diario Improbable” entando en vigor hasta 2011. En estos cuatro años hubo casi cuatro mil quinientas entradas y unas 250.000 visitas. Por una apuesta ganada, pero moralmente perdida, relacionada con el acabado de la obra del Centro de Mayores decide cerrarlo y continuar con  “Daimiel Diario” que en la actualidad lleva mas de tres mil doscientas entradas, supera el millón trescientas mil visitas y se aproxima ya a los veinticinco mil comentarios publicados”.

           Probablemente muchos daimieleños vean en este blog un medio para enterarse de lo que ocurre en Daimiel, el administrador me comenta a este respecto“ Este es un problema porque el blog no pretende ser informativo sino de opinión y por eso no me detengo mucho en escribir los textos desde una posición de informador, mas objetiva y neutra, sino que expongo mi posición argumentada, aunque cuando es posible dejo los enlaces pertinentes. No me gusta demasiado esta responsabilidad porque yo me centro en hablar de lo mejorable a mi juicio. Alguien me dijo que era un creador de opinión y tampoco me resulta cómodo que eso pueda ser así porque insisto en que mi opinión es exclusivamente mía”

            En torno a la repercusión que tienen los temas políticos me asegura que personalmente no le afecta “Tengo algún odiador entre los comentaristas del blog y tambien lectores fervientes pero mi vida transcurre igual que siempre y sigo teniendo el mismo trato con la gente. Además debe ser así porque cuando escogí escribir bajo seudónimo fue porque prefería que se juzgaran los textos por sí mismos y no por quién los escribía, para darle el valor total a las entradas pero en una ciudad pequeña era complicado mantener esa separación y anonimato. Y aunque sé que son las entradas de temática política las mas visitadas, yo con las que mas disfruto son con las de hemeroteca, las de curiosidades vinculadas a Daimiel, los temas patrimoniales y medioambientales y las de recuerdos personales”.”

          Me interesa que nos cuente lo mejor y lo peor que le aporta esta tarea y alguna anécdota. “Lo mejor, cumplir con el objetivo de expresar lo que quiero y pienso, aprovechar esa oportunidad que dan los blogs de poder hacerte oír. Lo peor, seguramente, la perdida de anonimato, la relevancia pública que puedes tener con tus opiniones, pero como es una decisión voluntaria se asume. Tú que me conoces casi toda la vida sabes que tiendo siempre a la discreción, al segundo plano, y nunca conté con que mi labor bloguera alcanzase esta dimensión y estas cifras. Como curiosidad, el conocer a daimieleños que viven en el extranjero que siguen el blog”.

         Por supuesto, para terminar le dejo que comente lo que estime oportuno y me sentencia “La vida nos iría mejor si más ciudadanos críticos escribieran blogs, expusiesen su manera de ver las cosas y apostaran por dejarse oír. Me matan los silencios, me duele el conformismo y la tendencia al silencio y al gregarismo. Pero bueno, de momento somos los menos, cabemos en la foto, ¿nos hacemos un selfie?”.

        Y eso es lo que nos hemos hecho un selfie. Justo enfrente del sitio donde nos conocimos 
hace mas de cuatro décadas y media, en “La escuela Piña”. Gracias, Javier. "


***              

CAOS CON SEMÁFOROS (Página nº 3260)

Como dicen las madres: "¡mira que te lo estaba diciendo yo y tú sin hacerme caso!" o "¡ves, si ya te lo decía yo!"

Desde que funcionan los nuevos semáforos en la intersección de las calles Dehesa y Misionero Eusebio Ortega Torres he pasado varias decenas de veces por allí. En ocasiones no hay problemas, pero en bastantes otras, en cuanto uno, dos o hasta tres coches, como hoy,  paran junto a la acera libre para acercarse al estanco se arma un caos absoluto. Además, si el esquinazo en Dehesa también es lugar de parada de otro, como hoy, o junto el semáforo de Dehesa viniendo desde la fuente de Juanillo deja alguien el coche varado con las luces de emergencia, ya es el no va más, porque quien viene desde Misionero deja los coches mal aparcados a su derecha y ocupa el resto de vía y quienes salimos desde Dehesa hacia Misionero no encontramos hueco para pasar y obligamos a que quien espera semáforo verde avance ocupando el paso de peatones y dejando a la espalda el propio semáforo que ha de darle paso.

De tal suerte que, como ya dije aquí, la instalación de los mencionados semáforos resultan del todo inútiles y se convierten en dinero malgastado mientras las autoridades no tengan los "santos cojones" de mandar allí policía local e impedir o sancionar a quienes dejan sus coches allí malamente aparcados, por más que puedan ser unos minutos.

Que sí, que la gente tiene derecho a comprar tabaco, que los comercios tienen derecho a tener clientes, que los fumadores tienen derecho a ir a comprar sus cajetillas en coche, pero no exime de cumplir las normas, de ser cívicos y de respetar a los demás, y guste o no los semáforos colocados no disuaden a estos de seguir haciendo lo que hacían antes de instalarlos, con lo cual la solución se antoja tan inútil como ineficaz y no querer mostrarse sancionador para resolver ese problema solo es entendible como inoperancia y dejación por parte de quienes les corresponde.

No era el tema sobre el que quería escribir hoy pero es que al salir del colegio y encontrarme ese embudo, recordando que ya lo advertí, me ha entrado un malestar importante. Pero no es que yo pueda ser visionario, es que hasta alguno de los que trabajó en las obres de instalación de los semáforos, al verme pasar por allí y habiendo leído el blog, me dijo "¡tienes más razón que un santo!", porque era evidente, obvio, que la solución no era esa si solo era esa la posible solución y no se suplementaban otras acciones.

Me temo que ha determinadas horas se repetirá la situación, o se agravará, si el inmovilismo deja hacer en solitario a los semáforos.

Enlace a las entradas del blog citadas::



¡SI ES QUE OS LO DIJE!


martes, 1 de septiembre de 2015

DE VUELTA (Página nº 3259)

Ha pasado agosto y debo confesar que salvo el tema puntual de la tala de árboles no he sentido verdadera ganar de romper el descanso y ponerme a escribir. Es más, si no fuera por algunos lectores de Daimiel Diario que me recordaban que a vuelta de este mes esperaban nuevas entradas y las sorprendentes 10.080 visitas al blog en agosto sin haber escrito nada, creo que me hubiera sido bastante sencillo pasar página y quedarme en ese reconfortante silencio.

Pero dado el paso comienzo septiembre dando un ligero cambio al blog aumentando la anchura de las entradas, lo que permitirá incluir imágenes de mayor tamaño a partir de este momento. También he reflexionado sobre la inserción de comentarios y creo que, después de darle muchas vueltas, recuperaré los comentarios anónimos pero siendo mucho más estricto en la moderación de estos. No sé si redundaré en el error pero tampoco me parecía justo castigar a gente que hace un uso perfecto de su anonimato y rehúye de registros, y queriendo que este sea un espacio de opinión y no renunciando a conocer lo que los demás opinan y compartirlo creo que subir el listón de exigencia en la moderación puede ser una solución intermedia.

En cualquier caso saludos a los que, de nuevo, sigan este blog tras las vacaciones veraniegas y agradecimiento a esa fidelidad para pasarse un ratito por aquí. Y ¡felices fiestas!

viernes, 31 de julio de 2015

ME TOMO UNAS VACACIONES (Página nº 3258)

Creo que es la primera vez desde enero de 2007, cuando comencé a escribir el Diario Improbable, que tomo la decisión de darme unas vacaciones de varias semanas en la escritura de este blog personal. Todo lo más habían sido ocho o diez días, cuando al marcharme de viaje, no tenía ni conexión ni portátil para seguir colgando entradas allá donde fuera y eso solo ocurrió en los primeros años de aquel blog ciudadano.

Esta vez no es que me vaya a ningún sitio, es que busco desconectar, romper esta rutina diaria de escritura como forma de distanciarme y descansar, y ni siquiera sé si seré capaz de abstraerme y no volver al teclado de inmediato, pues esta tarea tiene lo suyo de adictiva y una cosa es la voluntad y otra la realidad que te involucra.

Son, han sido, ocho años y medio, escribiendo cada día sobre decenas de temas. Lo que nació como un ejercicio de escritura por el que no daba dos duros se ha ido prolongando en el tiempo hasta alcanzar esta longevidad casi sin ninguna pausa y, por eso, ahora necesito esta parada, acomodarme en el silencio y dejarme llevar.



La idea es volver tras la feria. Recobrar las rutinas, afrontar el teclado y volver a escribir sobre todo aquello que me interese en cada momento. Puede que me distancia tanto, existe la posibilidad, que ya ni tan siquiera sienta la necesidad de escribir nada, como durante los muchos años que pasaron entre mi febril labor literaria veinteañera hasta esa mitad de la cuarentena en la que quise aprovechar la oportunidad de aquellos Cuadernos Ciudadanos que ofrecían la oportunidad de un blog a cualquier daimieleño. Si sucediera así ya pasaría a despedirme definitivamente.

Ahora llega agosto, mes en el que colgar todos los carteles por vacaciones y dejar que el tiempo transcurra para uno mismo. Así, mansamente, sin prisa, sin obligaciones, esperemos que sin contratiempos, deseando para todos vosotros, también, un mes inolvidable y generoso en todo lo que deseéis. 




Buscando una imagen para esas vacaciones encontré ésta que me llamó la atención, pero yo ya soy muy feliz, y quizá lo mas adecuado hubiera sido adaptarla por otra parecida: "Me fui a ser anónimo, no sé cuando vuelvo..." Pero eso ya creo que tras ocho años y medio será casi imposible.

¡Hasta pronto!

CALLEJERO APOLÍTICO (Página nº 3257)

Si dependiera de mí jamás pondría a una calle el nombre de un político, fuera del perfil que fuera, abanderase la ideología que quisiera, porque, indefectiblemente, ese nombre estaría condenado a ser cambiado según el viento político que en cada momento soplase y siempre, en cualquier caso, sería discutido y discutible.

Siempre pongo como ejemplo el callejero de Oropesa, en Toledo, cuyas piezas de cerámica recogen el nombre actual de la calle o plaza, el que tuvo durante la Dictadura y el que recibió durante la II República, en ese intento que siempre tuvieron los regímenes de apoderarse de la nomenclatura de las vías públicas.

Ahora ha sucedido con Zerolo, o con ese listado de calles que apareció en prensa para eliminar nombres ligados al franquismo en Madrid capital. Tan fácil de evitar como hubiera sido no poner los nombres de ninguno de ellos y haber tenido algo más de ingenio para nominar los espacios públicos con aquellos nombres menos susceptibles de discusión y polémica.

Aquí, en Daimiel, hemos pasado de la Plaza de la Constitución a la Plaza de la República, y de ésta a la Plaza del Generalísimo, y finalmente a Plaza de España. Los daimieleños, más listos, la llaman sencillamente "la Plaza", como llaman "Parterre" al que fuera Parterre de María Cristina y luego Parterre de la Libertad según régimen hasta, esta vez sí, perder cualquier apellido de inspiración política.

Yo lo siento, pero el legado político queda en sus aportaciones y sobran en el callejero.

Prefiero, y es solo mi opinión, que las calles llevasen nombres de las obras más significativas de la literatura castellana, por ejemplo. El callejero sonaría mucho mejor con calles como las de "Las luces y las sombras", "Viaje a la Alcarria", "Tiempo de Silencio", "Luces de Bohemia", "El árbol de la Ciencia", "Yerma", "Campos de Castilla", "Cien años de soledad", "Rayuela", "Cinco horas con Mario", "La Regenta", "Niebla", "Olvidado Rey Gudú" o "Veinte poemas de amor y una canción desesperada". Y nadie discutiría la calidad y merecimiento de dichas obras como hitos de nuestra cultura y hasta estoy seguro de que atraería la curiosidad de gentes y medios sobre Daimiel por la particularidad de ese callejero.

Pero bueno, las calles se seguirán llenando de nombres de políticos por ese deseo de inmortalidad patética que ellos mismos tienen, como el de aquel alcalde de Fuente el Fresno de hace un par de décadas que no encontró mejor nombre para ponerle a una plaza que el propio suyo.

***

¡POR FAVOR, CIERREN YA EL SENADO! (Página nº 3256)



Cierren ese cementerio de elefantes ostentoso, oneroso e inútil. Háganse ese gran favor y conviertan su supresión en la prueba irrefutable de que, en verdad, se quiere adelgazar la administración y desean empezar por el más innecesario de los gastos para luego continuar con esa larga lista que se han ido construyendo para amamantar a la inmensa prole política crecida al fulgor de la mamandurria.

Ya sé que hay que cambiar la Constitución. ¿Y qué?, ¿tan difícil es cambiar algo que ya se ha demostrado, en determinados puntos, insuficiente, equivocado, incompleto o superado?, ¿tan complicado algo que ya se ha hecho, deprisa y corriendo, cuando a otros ha interesado y sin mostrarse tan tiquismiquis?

De 1978 a 2015 han pasado muchas cosas, se ha evolucionado en bastantes aspectos, y es tiempo suficiente como para comprobar que aquella formulación teórica, sobre el papel, ha terminado mostrando carencias importantes aunque su base siga mereciendo una positiva valoración. Sin embargo, casi desde el principio, esta doble Cámara se ha revelado perfectamente prescindible porque el Senado jamás se ha validado como ámbito útil sino más bien dilatador de los procesos legislativos y porque, en la práctica su papel es bastante irrelevante.

¡Por favor, cierren ya el Senado, que para mañana es muy tarde!

***