lunes, 25 de julio de 2016

REJAS POR FLORES (Página nº 3773)


La foto es preciosa. La colgó el hijo de los protagonistas en el grupo de facebook "Daimiel en el Recuerdo" y a mí, que les conocí a ellos y también esa casa de "los Hotelitos" me trajo un gran recuerdo. Mere, el panadero, y su señora fueron institución en el barrio y, seguro, la pareja de más edad entre los primeros vecinos. Su casa estaba en la calle Joaquín Pinilla, "la Primera Calle" que decíamos los chavales, justo la última vivienda de los impares y haciendo esquina con Patricio Redondo. Como todas, entonces, una casa blanca que se encalaba año sí y año también antes de llegar Semana Santa. Y en la parcilla que separaba jardín y acera aquel festival de macetas con plantas de todos los colores.

No es que fuese la única casa con aquel repertorio de plantas pero sí una de la que más esmero mostraba en su cuidado, emulando, al estilo manchego, los patios cordobeses, y un marco excepcional para la foto de esta pareja entrañable, muy buena gente.

Hoy, sin embargo, esta foto sería imposible. Todas las casas de este barrio de "los Hotelitos" fueron, en poco margen de tiempo, llenándose de verjas, cada vez más altas, con más puntas, no por un celo que quisiera preservar la intimidad sino, sobre todo, por seguridad, y ese ángulo, ahora, solo ofrecería esa sucesión metálica aislante, disuasoria.

Porque hubo un tiempo de muretes bajos, puertas abiertas, gente acogedora, mucho trato social. Un vecindario confiado, abierto, de mucha relación personal, y "los Hotelitos", quizá por su ubicación singular que lo aislaba del resto, permitía esa comunión de gentes, ese intercambio continuo, donde cualquier vecino tutelaba a los chavales que íbamos y veníamos de una calle a otra y era fácil hacer amplias tertulias en calles sin apenas tráfico. Recuerdo que las puertas se cerraban en la siesta y al irse a dormir, marcando claramente cuando no se debía ser molestado, pero el resto del tiempo siempre había un trajín de idas y venidas fascinante.

Parece que no pero las verjas aislan, reducen el contacto, introducen la distancia, y yo recuerdo aquel tiempo primero con la pasión de quien se iniciaba a la vida y conocía y trataba a casi todos los vecinos de aquellas cuatro calles, algunos de los cuales siguen viviendo allí. Por eso me ha entusiasmado esta foto pero también me ha producido la nostalgia de esos espacios abiertos, acogedores, que conocí entonces y que la inseguridad truncó.

Hablaba ayer con una persona que vivió brevemente en el barrio sobre todo esto y recordábamos, porque fue algo paradigmático de aquel cambio, cuando corrió la voz de que el Lute se había escapado y había sido visto cerca de Daimiel. Juro que vi el miedo, esa sensación en nuestros mayores que les hizo negarnos permiso para salir a jugar a la calle en unos días, hasta que se disipó el temor, y algunos episodios de robos que se produjeron entonces y que terminaron sustituyendo las hermosas flores de Mere y otros vecinos en aquellas formidables verjas casi infranqueables. ¡Una pena!


***

12 comentarios:

  1. Alguien podría explicarme que hay que hacer para poder ir de monitor a los campamentos juveniles que organiza el ayuntamiento, a parte de ser hermano o hermana de la concejala, porque no entiendo que orden llevan para seleccionar al personal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hacen cursos de monitores de bastantes horas de formación y la convocatoria es abierta a todos. Solo se ve cuando hay campamentos pero hay muchas hoas antes.

      Eliminar
    2. Pero para eso hay una bolsa que se hizo hace dos o tres años al menos, porque no se respeta o se vuelve hacer otra nueva..... creo yo....

      Eliminar
  2. Me hace gracia ver en Facebook como tildan de éxito el viaje a Mérida de Juventud. Dicen que han ido 48 jóvenes y en las fotos creo que sólo hay una persona por debajo de los 30. Si esta actividad no interesa a la juventud ¿por qué sigue haciéndose? ¿Por que no se invierte ese dinero en actividades enfocadas al intereses de los jóvenes? Creo que el Ayuntamiento está muy desapegado de la juventud y no pone medios para acercarse. Por ejemplo, con infancia juntan a niños y les preguntan que quieren.

    ResponderEliminar
  3. Información directa: ve al ayuntamiento y pregunta, no se si será en el centro juvenil, pero me parece que si o te vas directamente al ayuntamiento.

    Uno se ha de informar en lugar de difamar.

    Y como dice totem, hay muchas horas antes, no pienses que el titulo te lo dan por la cara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El titulo te lo dan por sobre 150 0 300 euros depende la empresa que da el curso, y unas horas en practicas, lo tiene medio pueblo el titulo, yo lo tengo, yo estoy en la bolsa de trabajo que existe que es obsoleta y que no se cumple, se de lo que hablo.

      Eliminar
    2. Las prácticas hacen que los monitores ya formados no vayan a trabajar, son la mano de obra barata del Ayuntamiento.

      Eliminar
  4. INFORMACION DIRECTA.los enchufes lo mejor,no hace ni falta ir a el ayuntamiento ni nada

    ResponderEliminar
  5. Pues los monitores de las Escuelas Deportivas ya ni te cuento. En la de fútbol, imposible. Ahí, a dedo. En las demás, lo mismo. No recuerdo que haya habido convocatoria alguna nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Román se le esta yendo de las manos....

      Eliminar
  6. Acabo de leer estos comentarios y no entiendo a la gente evocas .Las sensaciones de aquel barrio de aquellos vecinos .de puertas abiertas a muchas horas del día y solo se les ocurre hablar de cursillos de monitores y si ay enchufismo. Para eso existen reclamaciones

    ResponderEliminar