miércoles, 27 de enero de 2016

YO NO SOY MUCHO DE TRADICIONES (Página nº 3454)

Es la verdad. No sigo mucho las tradiciones, no me atraen ni les dedico tiempo, en general, aunque ni estoy contra ellas ni desconozco el arraigo que tiene entre una gran mayoría de personas y el acervo cultural que hay tras de algunas de ellas. 

Pero también creo que las tradiciones tienen su propia evanescencia y que, por tanto, cuando desaparecen hay que dejarlas estar, entender que han desaparecido por algo y que ese ser fruto del olvido tienen su propio sentido bien porque se vuelven obsoletas, carecen de enganche o ya no responden a ese valor de conservación que imprime la tradición. Vamos, que rescatar por rescatar me parece un ejercicio gratuito. Otra cosa bien distinta, claro, es que pueda estudiarse, investigarse, para que quede en los anales de la memoria lo que un día fue y tuvo sentido, pero nada más.

Igual que las nuevas costumbres que configurarán las futuras tradiciones no deben ser forzadas, fruto de un empeño por imponerlas. Las verdaderas tradiciones calan, atrapan el espíritu de continuidad de forma espontánea, natural, sencilla y terminan de hacerse un hueco en el imaginario popular.

Me viene todo esto a la cabeza a partir de ese "Baile de Ánimas" que tiene una parte de investigación y otra más de etnografía. Me interesa la primera, no me seduce la segunda. Más de un siglo después ese Baile de Animas no deja de ser un anacronismo curioso, una peculiaridad anecdótica. En otros sitios se conserva porque esa tradición sí arraigó con fuerza allí como otras desaparecieron fruto de la obsolescencia, pero en Daimiel ya no pinta nada salvo con ese carácter etnográfico que le otorga cierto valor pero que no la salvará de languidecer en el olvido que seguramente mereció.

Del pasado esperamos su conocimiento, no mucho más. El valor no es siempre recuperar sino no olvidar. Será que me interesa más el futuro, el porvenir, la natural evolución de las cosas. El pasado es un lugar acogedor para la memoria pero recrearse en él tiene mucho de rémora para progresar. Aprendemos de él pero para abordar lo que ha de venir. En ese tránsito muchas cosas quedaron atrás, olvidadas. Allí están en su lugar.


***

19 comentarios:

  1. Feria del stok en Daimiel "entrada gratuita" y lo sobresaltan. Lo que hay que ver en este pueblo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo faltaría que nos cobraran por intentar comprar.

      Eliminar
    2. En la primera edición se pagaba por acceder:

      http://daimieldiario.blogspot.com.es/2013/03/entrar-la-feria-del-outlet-costara-dos.html

      Después de justificarlo al año siguiente y en ediciones posteriores el acceso era gratuito.

      Eliminar
    3. Con respecto al comentario de las 9.53 se ve que no tienes ni idea del funcionamiento de este tipo de ferias. En la mayor parte de los casos se cobra la entrada. Por tanto, si el de aqui es gratis, bien hecho en resaltarlo.

      Eliminar
    4. El ex-concejal David ya lo hizo, hubo muchas críticas, le quito importancia y defendió la entrada. El año siguiente quito la entrada como si hubiera sido idea suya.

      Eliminar
  2. En este pueblo pocas asociaciones apuestan por lo nuevo, la mayoría siempre miran atrás. Así pierden gracia sus eventos y hacen parecer Daimiel un pueblo de viejos.

    ResponderEliminar
  3. Daimiel es un pueblo de viejos, jovenes y niños. Si tu eres joven, asóciate y crea eventos para jóvenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hablo de juventud, hablo de cosas nuevas para todos.

      Eliminar
  4. ¿Acaso no queremos reconocer la historia de Daimiel y que esta quede plasmada en el día a día?

    Entonces, ¿que estamos haciendo con la recuperación de la motilla? supongo que para recuperar y exibir lo que hicieron nuestros antepasados, y esto para mi es lo mismo, ahora bien, a unos les gustará y a otros no, pero en el meollo de la cuestión está un licenciado en historia, que por supuesto sabe mas que yo y mas que otros y en su afan estará la recuperación de costumbres de hace años, por ello opino que dejemos que cada uno siga con sus ideas aunque a alguien no le guste y lo considere obsoleto etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pueblo más rancio, más lleno de rancios!

      Eliminar
    2. Aprendamos a distinguir entre conocer nuestra historia, -lo cual siempre es bienvenido-, y rememorar y actualizar supersticiones que desaparecieron hace más de un siglo. Cierto es que mucha gente parece estar más anclada al pasado que al porvenir, pero no dejemos que nos lleven de vuelta al pasado en vez de afrontar el futuro.

      Eliminar
  5. Cada dos por tres veo por c.real a comerciantes de Daimiel comprando en establecimientos de la capital y en especial a varios con un stand en la feria del stok, que vengan los ciudadrrealeños a comprarles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene el capitalismo.

      Eliminar
    2. Percibo un resentimiento poco disimulado.

      Eliminar
  6. Al hacer este comentario tu mismo te contradices, ya que indicas al principio que no te atraen ni les dedicas tiempo, pues al escribir ya estas dedicandole tiempo a este acto.

    Ya veremos si vas a la cita que se hará para la presentación y explicación de este acto, al menos a mi me consta que será así, aunque puede que al leer este comentario declines ir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es muy difícil debatir con la torpeza.

      Eliminar
  7. Es complicado si no se lee lo escrito y solo se supone. Peor si se lee y no se entiende o no se quiere entender. El texto es claro, explicativo, definido y deja clara la parte que me interesa de esa información. Lo demás es perder el tiempo, pedir donde no hay, dar carrete a la inutilidad. No tengo cuerpo para esta vaina tuya.

    ResponderEliminar
  8. Te doy la razón totem, aunque es mas dificil debatir con quien cree que no la tiene

    ResponderEliminar
  9. Estoy en el espacio Fisac en la presentación del "baile de las ánimas, proceso de recuperación" muchos daimieleños con una gran expectación por su parte.

    Será un éxito rotundo y una gran satisfacción para Chuchi y la Asociación folclórica Virgen de las CRUCES.

    ResponderEliminar