martes, 12 de julio de 2016

YO FUI DE LA O.J.E. PERO NO RECORDABA ESTA PROMESA EN EL REVERSO DEL CARNET (Página nº 3747)

Yo fui de la OJE. Con diez años y hasta los trece pertenecí a esta asociación que, en Daimiel, tenía mucha prédica. Había sido mi hermano y lo eran mis amigos, y la verdad es que en aquel momento el proselitismo nada enmascarado de la Organización Juvenil Española solo era para mí la oportunidad de participar en competiciones deportivas, actividades de aire libre, campamentos y un lugar donde jugar como era la vieja sede en la calle Fontecha.
 
Desde luego que no me arrepiento y que tengo muy buenos recuerdos de lo vivido en ese tiempo, aunque debo reconocer que aquel proselitismo ideológico me dejó caduca huella y como una fiebre vino y se fue. Pero no seré injusto negando que me dio amigos y buenas experiencias, que me lo pasé bien y guardo un recuerdo entrañable de aquellos campamentos en Isla Cristina como Flecha y luego Cadete.
 
Después me alejé, sin una razón concreta, porque nunca hubo un reparo ideológico en la decisión porque, a esa edad, ni tan siquiera tenía una conciencia política desarrollada. Simplemente dejó de interesarme y salvo alguna foto y el viejo carnet poco más guardé.
 
Hoy, curiosamente lo he encontrado y viendo el reverso, aquella Promesa que supuestamente nos comprometíamos a cumplir, me he quedado ojiplático. ¿Eso era ser de la OJE?, yo no recordaba semejante compromiso y debía ser bastante inconsciente de lo que suponía para comprometerme así. El lenguaje, el espíritu, no es nada engañoso, proselitismo a espuertas, una forma nada inocente de adiestramiento mental que, desde luego, fracasó conmigo porque no me dejó el menor poso.
 
Pero me parecía interesante compartirlo:
 
 
 
Pensándolo bien, para un chaval de diez, once, doce, trece años, la mitad de lo que ahí ponía ni lo llegábamos a comprender, seguro, pero ahora, a mis cincuenta y tantos no deja de sorprenderme los fines perseguidos con chavales que despertábamos a la vida.


***

6 comentarios:

  1. Los maestros del Plan 50, la mayoría de los que a ti te dieron clase, tenían que hacer en segundo de carrera, el Curso de Monitor Elemental de Formación del Espíritu Nacional8formación Política) y en Educación Física. Se hacían en los campamentos de la OJE y bajo "el patrocinio" de la Falanje. A aquellos les pasó con la ideología como con la Iglesia: del abuso se pasó al rechazo; el adoctrinamiento se convirtió en animadversión. Ni curas, ni fachas.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien vivi aquellos tiempos y ,como tu , tampoco entendi nada , pero era un lugar de reunion , para jugar al ajedrez y al pig-pon mejor , y as barato , que los "furbolines?
    Recuerdo a Don Francisco Luengo ?



    ResponderEliminar
  3. Curioso... loables pretensiones que luego, en la práctica, solían resumirse en una: "calla y obedece".

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo muy buen recuerdo, sobre todo los guateques que se hacían cuando la sede de OJE estaba en el edificio de Cruz Roja

    ResponderEliminar
  5. Y en tiempos de la dictadura tenías que tener el carnet de la Falange, si querías aspirar a algún puesto en cualquier Administración Pública; por eso ningun funcionario fué a la vez republicano, a no ser que se cambiara de bando y se hiciera Falangista con enchufe.

    La OJE representaba un tipo de Falange Infantil, de ahí esa "promesa"; lo que pasó es que en los últimos años de la dictadura, ya no lo decían tan abiertamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La OJE fué la heredera del Frente de Juventudes franquistas.

      Eliminar